Cómo realizar ejercicios para las abdominales de pie

La mayoría de las personas asocia un entrenamiento muscular abdominal con hacer encogimientos abdominales y abdominales tradicionales. Si bien es un hecho que estos ejercicios mejoran y fortalecen los músculos abdominales, también pueden causar dolor en el cuello y la parte alta de la espalda en algunas personas. Hacer ejercicios abdominales de pie es una gran alternativa o complemento de los ejercicios en el suelo.

Hacer abdominales laterales

  1. 1
    Elige una mancuerna. Para hacer este ejercicio, debes usar una mancuerna para que te brinde resistencia.[1] Comienza con un peso ligero, como 1,8 o 2,3 kg (4 o 5 libras).Con el tiempo, puedes aumentar el peso. Si usas pesas libres, asegúrate de que las abrazaderas estén fijas en cada extremo de la barra pequeña.
  2. 2
    Pon tu cuerpo en la posición correcta. Ponte de pie sobre una superficie plana y antideslizante. Separa los pies a la altura de los hombros. Mantén los hombros hacia atrás; no te encorves hacia adelante. Toma la mancuerna con la mano derecha. Mueve la mano izquierda a unos 15 cm (6 pulgadas) de distancia de tu cadera con la palma paralela al piso. Tu mano izquierda debe darte algún tipo de apoyo.
    • Algunos optan por doblar el codo libre detrás de la cabeza. En el caso de los principiantes, tener la mano libre cerca de un costado ayuda más a mantener el equilibrio.
  3. 3
    Dobla el cuerpo hacia un lado. Ten la pesa en la mano y dobla la parte superior del cuerpo hacia el lado derecho, unos 15 cm (6 pulgadas). Debes sentir un jalón en el lado izquierdo del cuerpo. Esto quiere decir que trabajarás la región abdominal izquierda. Regresa a la posición inicial. Repite el movimiento 10 veces. Repítelo con la pesa en la mano izquierda y dobla el cuerpo hacia la izquierda. Haz 3 series de 10 repeticiones en ambos lados.
    • No te dobles desde las caderas.
    • Trata de moverte de forma lenta y controlada. No te apures.
    • Si sientes dolor, detente de inmediato.
    • Este ejercicio trabaja los músculos oblicuos.[2]